Saltar al contenido

Ejercicios para la eyaculación precoz

Es muy importante que practiques ejercicios para eliminar la eyaculación precoz. Sabemos que una eyaculación indeseada puede desencadenar una serie de problemas en la relación de pareja, a nivel personal y hasta laboral, ya afecta todo el entorno de quien la padece.

Ejercicios para la eyaculacion precoz

Aunque es un problema frecuente y común en el 70% de la población masculina, pocos se atreven a hablar de ello, por vergüenza, por temor a ser señalados o por creer que no se solucionará, no te avergüences, le pasa a quien menos tú crees, y por lo menos una vez en la vida cualquier hombre ha pasado por un momento así, no es mal de morir.

Contrario a lo que se cree, existen métodos para controlar y eliminar la eyaculación prematura. Ya vimos como durar más sin venirse, pero ahora quiero mostrarte algunas opciones fáciles de realizar y con resultados muy positivos si eres constante y paciente.

 Si quieres saber cómo curé mi eyaculación precoz, mira lo siguiente: 

cta maestro del orgasmo

7 Ejercicios para evitar la eyaculación precoz…y algo más.

Si quieres aprender a aguantar la eyaculación, sigue estos consejos, algunos son ejercicios, otros son una serie de remedios caseros para la eyaculación precoz, los primeros te los explicaré detalladamente.

Te muestro en qué cosiste cada uno:

1. Ejercicios kegel para hombres

Entrena el músculo pubococcígeo, Para identificarlo, cuando vayas a orinar, intenta retener el flujo. Fíjate que cuando esto ocurra estarás presionando el músculo ubicado entre los testículos y el ano. Así como has retenido la orina, podrás detener el flujo eyaculatorio. Puedes practicarlo de 2 maneras:

  • Con un paño: Puedes ejercitar el músculo PC, colocando un paño empapado con agua caliente sobre tu pene, intenta levantarlo varias veces apretando el músculo como cuando intentas parar las ganas de orinar, hazlo unas tres sesiones de 30 cada una, veras que poco a poco irás adquiriendo más fuerza.
  • Flexionándolo repitadas veces: Durante al menos 10 minutos al día presiónalo varias veces. Flexiona 5 segundos, afloja otros 5 segundos, y vuelve a repetir hasta completar los 10 minutos.

Cualquiera de las 2 opciones debes realizarla todos los días, durante al menos 15 días. Puedes practicar masturbándote hasta que lo domines y puedas llevarlo a la acción.

2. Cambia y controla tu ritmo de respiración

Respira suave y lentamente, trata de que tu ritmo cardíaco no se altere, tu cerebro entenderá que te encuentras muy excitado y te hará acabar, es por esto, que debes controlar bien este punto, una respiración lenta te controlará las ganas que puedas tener de eyacular.

Una opción muy buena que puedes aplicar, es reducir los latidos del corazón para enviarle menos sangre al miembro, de esta manera vas a conseguir reducir la excitación. Funciona muy bien. Mientras estés penetrando expulsa todo el aire del pulmones y aguanta la respiración cuanto puedas (aunque lo idea e unos 15 segundos), y posteriormente retoma la respiración de forma lenta.

3. Antes del encuentro mastúrbate

Para nadie es un secreto que la primera eyaculación es la más rápida, si te masturbas antes, seguramente tardarás más en lograr un segundo orgasmo, unas horas antes o incluso una hora antes mastúrbate, este es uno de los mejores ejercicios para aguantar más en la cama.

Utiliza este recurso para ver resultados de inmediato, pero bajo ningún concepto bases el resto de tus relaciones sexuales en esta técnica. Conforme pase el tiempo te costará mas conseguir una nueva erección después de masturbarte, así que utilízalo como un recurso de emergencia.

4. Usa posiciones incómodas

Trata de colocar a tu pareja de modo que penetrarla no sea tan fácil para ti, busca posiciones que tengan un grado de dificultad medio, esto distraerá tus ganas de llegar al final, estarás pensando más bien en como lograr penetrarla que en terminar.

Si quieres saber cómo logré curar mi eyaculación precoz, debes leer esto: Maestro del orgasmo. El libro me ayudó a durar más de media hora en la cama 🙂

5. Aleja tu mente

Trata de no pensar en que no debes eyacular, esto es un error muy grave que comenten los hombres, si te afanas por no terminar, será lo primero que harás. Siente, mira, respira  lento, disfruta al máximo lo que estás viviendo, si te excita mucho, piensa en otras cosas que no tengan que ver con sexo.

6. Presiona debajo del glande

Una técnica muy sencilla consiste en presionar debajo del glande cuando tengas la necesidad de eyacular, de esta manera retendrás el fluido, experimentarás un orgasmo, y podrás continuar. Quizás pierdas un poquito de erección, pero es normal, al cabo de unos segundos la recuperarás y podrás continuar sin problema.

Con el signo de OK con las manos (juntando los dedos índice y pulgar), y presionar debajo del glande. Te servirá como un recurso adicional para que puedas seguir.

7. Ejercítate durante la masturbación

Cuando te masturbes prueba la técnica del Stop and Start, que consiste en masturbarte pero cuando sientas que ya estás a punto de acabar, te detienes, mantenerte así por unos 15 minutos será de gran ayuda, poco a poco irás aprendiendo a controlar tus ganas.

8. La mujer arriba

Esta posición permitirá que ella tenga el control de la situación y tu podrás centrar tu atención jugando con sus pechos, esto te distraerá no estarás pendiente de lo que está pasando abajo. Si por algún motivo sientes que te vas a venir pídele que se detenga, luego continúen.

Tips Adicionales

Los remedios caseros también pueden ser de gran ayuda para aliviar este mal, ten en cuenta que esta condición es producto del estrés, por eso si puedes combinar estas técnicas y ejercicios para retardar la eyaculación con medicina natural lograrás el éxito más rápido.

Algunos tés que te pueden ayudar son los que te relajan y calman la ansiedad, entre ellos puedo recomendarte, la tila, la manzanilla, pasiflora, la moringa, un té de clavitos de olor aumentará el flujo sanguíneo a tu pene y te ayudará con la erección, es tu elección.

Camina, trota, baila, realiza cualquier actividad que te ayude a clamar el estrés que vives día a día, aunque sea por unos 30 minutos al día, no sabes el beneficio que esto aporta a tu salud.

Es importante que mantengas comunicación con tu pareja en todo momento, sería ideal que ambos se pusieran de acuerdo y pudieran trabajar en conjunto.

La eyaculación prematura no es un problema de uno solo, es de la pareja y por lo tanto debe existir la colaboración de ambas partes, pídele a tu pareja que te ayude, cuéntale cómo te sientes y pídele apoyo en todo momento.

Es un problema solucionable, llevará tiempo y práctica poder salir de él, pero poco a poco lo conseguirás, este pequeño pero valioso artículo te da las técnicas de qué hacer para no ser precoz, si pones de tu parte estoy segura que lo lograrás.

Los cambios no serán de la noche a la mañana, pero te aseguro que lo conseguirás y el problema de eyaculación será parte de tu pasado.

Come sano, mantente en tu peso ideal, incluye frutas y verduras en tu dieta diaria, esto incrementará los cambios que puedas comenzar a ver, es parte importante del proceso de recuperación.