Saltar al contenido

Eyaculación precoz – Su impacto en el bienestar emocional y sexual de la pareja

La eyaculación precoz no es más que una disfunción sexual que incapacita al hombre a controlar su flujo eyaculatorio, provocando una eyaculación temprana. Este trastorno puede generar impactos psicológicos y físicos, como: angustia, distrés mental, ansiedad, depresión, pérdida de deseo sexual, frustración e incomodidad, tanto en él, como en su pareja.

Eyaculacion precoz - Su impacto en el bienestar emocional y sexual de la pareja

Según estudios recientes, la eyaculación precoz afecta entre un 20% a un 30% de los hombres, convirtiéndose en la disfunción sexual más común. Sin embargo los varones que no son capaces de controlar su tiempo eyaculatorio al menos de 1 minuto, desciende hasta un 2% – 5%.

Es muy común que los hombres, a causa de esta afección, sufran de una satisfacción baja en sus relaciones sexuales, ya que normalmente son incapaces de mantener la calma y relajación, lo cual ocasiona una fuerte frustración personal, llegando incluso a tomar la decisión de tener relaciones sexuales con menos frecuencia, transmitiendo dicha frustración a su pareja.

Factores Causantes

Básicamente se pueden resumir en 2: Físicos (generalmente provocados por una incorrecta masturbación), y psicológicos.  Dentro de los factores psicológicos destacan la depresión y el estrés. Entre otros causantes también destacan los siguientes:

  • Nerviosismo.
  • Autoestima baja.
  • Ansiedad en la pareja.
  • Niveles bajos de satisfacción sexual.

Es muy común encontrar a varones que durante la relación sexual se preocupan más por contener la eyaculación, que en disfrutar en sí el acto sexual, ocasionando altos niveles de estrés. La pareja también se ve afectada psicológicamente y sexualmente, generando en la mayoría de los casos un descenso de la libido, y del placer sexual.

Es importante acudir a un profesional, de manera que se lleve una historia clínica detallada, y se determine el tipo de impacto que está ocasionando en la pareja. Durante el diagnóstico, es así mismo importante, no omitir ningún tipo de detalle, a veces por vergüenza o temor, no se relata el detalle, impidiendo establecer un diagnostico válido. Es muy importante establecer un buen clima de comunicación con el profesional de manera que se entorpezca el diseño del tratamiento por omisión de información.

Un problema que se debe solucionar en pareja

Definitivamente, la eyaculación precoz afecta de manera negativa a la relación sexual, generando un impacto en la calidad de vida y bienestar emocional de la pareja. Está demostrado que la eyaculación precoz conforme empeora, disminuye la satisfacción sexual en la pareja.

Así mismo, diversos estudios demuestran que las parejas de dichos individuos sufren más los efectos de esta disfunción que los propios afectados. El tratamiento se puede llevar a cabo desde 2 perspectivas: farmacológica y bajo un consejo psicosexual.

Según el Manual Cognitivo Conductual, escrito por Caballo, V. (2006), se indica que tiene más eficacia una psicoterapia cognitiva conductual que los fármacos, donde se detallan las técnicas usadas para conseguir mejorar esta condición. Por otro lado, destaca también trabajo llevado a cabo por la doctora Helen Kaplan, que en diversos manuales aporta soluciones desde varios campos: psicología, psiquiatría y sexología.

Uno de los tratamientos que se ha llevado a cabo con mayor asiduidad, es el basado en terapias cognitivo-conductuales. De esta manera se ayuda al hombre a identificar los signos que le llevan a una estimulación sexual elevada, de manera que pueda mantenerse por debajo de ese nivel, controlando el reflejo eyaculatorio.

Es recomendable en dichas terapias la participación activa de la pareja, la cual es pieza clave como apoyo en el tratamiento. De esta manera se logra reducir la ansiedad, mejorando el rendimiento sexual, y generando mayor confianza en la pareja, disminuyendo a su vez los conflictos interpersonales.

Autor: Fernando González