Saltar al contenido

Cómo afectan las hormonas masculinas a la libido?

Las hormonas no sin más que unas sustancias que segregan nuestro cuerpo a través de unas glándulas, las cuales regulan varias funciones de nuestro organismo. Y dentro de esas diferentes funciones está el deseo sexual. Las hormonas sexuales son segregadas y fabricadas a través de las glándulas sexuales. En el caso de los hombres dichas glándulas están representadas por los testículos, y en las mujeres por los ovarios.

Causas hormonales que afectan a la libido

Al entrar en la etapa de la pubertad, estás hormonas sexuales entran en una etapa de “despertar”,y es ahí cuando se empiezan a ver los cambios tanto a nivel emocional como físico. La liberación de estás hormonas está programada en 2 partes de nuestro cerebro:

  1. Hipófisis: es la encargada de regular la homeostasis, así como de otro tipo de glándulas del sistema endocrino.
  2. Hipotálamo:es la sección del cerebro que regula la liberación de hormonas de la hipófisis, interviniendo, entre otras cosas, al proceso de apareamiento.

Ambas partes del cerebro son las encargas de determinar si existe un exceso, o falta, de hormonas, estableciendo de esta manera la liberación o detención hormonal de nuestro organismo.

Las hormonas sexuales pueden variar dependiendo de las personas, de sus características, hábitos experiencias. En definitiva, depende del momento por el que esté atravesando el individuo en cuestión. Estas hormonas, no cabe ninguna duda, que marcan las diferencias existentes tanto en hombres como en mujeres, y sin duda son un componente esencial en la libido.

Causas hormonales que afectan la libido en los hombres

Los testículos son los encargados de la producción constante de andrógenos (también conocidos como hormonas sexuales masculinas). Siendo la testosterona la abanderada en dicha producción.

La producción se testosterona se lleva a cabo a través de unas células muy específicas, conocidas con el nombre de: Leydig. Esta producción es muy común que se vaya reduciendo paulatinamente conforme van pasando los años, siendo una de las causas de eyaculación precoz en el hombre, así como de disfunción eréctil psicológica y fisiológica.

Los cambios hormonales generan cambios en el libido, entre los síntomas más comunes:

  • Incremento o disminución del apetito sexual.
  • La erección se ve afectada, en función del aumento o disminución de la hormona.
  • Impacto sobre la fuerza muscular, y la el vigor físico.
  • Provoca cambios en el estado anímico, y en el bienestar emocional.
  • Genera cambios óseos, fortaleciéndolos o debilitándolos según los niveles de andrógenos.
  • Genera un impacto sobre la grasa corporal.

La reducción de estas hormonas en los hombres suele ser menos drástica que en el caso de las hormonas femeninas. Dichos andrógenos cumplen funciones muy importantes en la sexualidad masculina.

Otros impactos en el cambio hormonal

Los cambios hormonales que vienen dados por la edad, afectan a la libido, y generan un impacto en los siguientes aspectos:

  • Agrandamiento peneano y del saco escrotal.
  • Aumento de la estatura.
  • Crecimiento del vello púbico.
  • La piel se vuelve mas grasa y gruesa.
  • Promueve el crecimiento de la laringe, provocando cambios en el tono de voz.
  • Crecimiento de vello corporal.
  • Promueve el desarrollo de los músculos, y ayuda a la síntesis de proteínas. Esta es una de las principales razonas por las cuales los hombres tienen mayor masa muscular que las mujeres.
  • Ayuda en la producción de esperma, apoyado por otra sustancia conocida con el nombre de: gonadotropina.
  • Estos andrógenos también detiene el crecimiento de los huesos largos en el hombre una vez que se ha producido el conocido: “estirón de la pubertad”.

Como hemos visto, el estímulo en la producción de testosterona, promueve el desarollo de espermatozoides, y un aumento (o descenso) del apetito sexual. En este sentido, los andrógenos juegan un papel importante en la sexualidad del hombre. Mantener los niveles adecuados, depende muchos factores, entre los que destacan: el mantenimiento del peso corporal idóneo, reducción de malos hábitos alimenticios y el descanso nocturno.

Autor: Ricardo Arrojo